Skip to main content
Vacunas contra el COVID-19. Infórmese bien.

Revisado el 20 de junio de 2022

Vacunas contra el COVID-19: Infórmese bien

Al evaluar vacunarse contra el COVID-19, es posible que tenga preguntas. Incluso podría sentirse nervioso. Está perfecto.

Conocer los hechos sobre las vacunas contra el COVID-19 puede ayudarle a tomar la mejor decisión para usted, su familia y su comunidad.

A continuación, presentamos algunos hechos y mitos comunes sobre las vacunas contra el COVID-19.

MITO: Recibir una vacuna contra el COVID-19 puede hacer que me enferme de COVID-19.

Ninguna de las vacunas que se aplican en los EE. UU. contienen el virus vivo que causa el COVID-19. En cambio, las vacunas le enseñan a su sistema inmunológico cómo reconocer y combatir el virus. Esto evita que se enferme de COVID-19.

HECHO: Las vacunas son muy efectivas para detener el COVID-19.

Se ha demostrado que todas las vacunas recomendadas funcionan bien para prevenir el COVID-19. Y si se contrae el coronavirus, estas vacunas reducen el riesgo de tener una enfermedad grave. Cada una de estas vacunas requiere dos dosis para brindar el nivel de protección completa. Las vacunas de refuerzo ayudan a mantener esa protección.

MITO: Tuve COVID-19, así que no necesito vacunarme.

Tener COVID-19 le brinda inmunidad natural contra la enfermedad, pero los expertos en salud no saben cuánto dura la inmunidad natural. Una vacuna puede reforzar su protección. Entonces, incluso si ha tenido COVID-19, aún debe vacunarse.

MITO: Las vacunas contra el COVID-19 alterarán mi ADN.

Las vacunas no tendrán ningún efecto en su ADN. Las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna contienen ARN mensajero (ARNm). El ARNm les enseña a sus células cómo producir una proteína del coronavirus. Eso provoca a su sistema inmunitario para que cree anticuerpos, que combaten al virus que causa el COVID-19. Pero el ARNm nunca ingresa al núcleo de sus células, que es donde se encuentra el ADN. Nunca interactúa con su ADN de ninguna manera.

HECHO: Las vacunas no afectan la capacidad de una mujer para tener un bebé.

Actualmente, no hay evidencia de que los anticuerpos que se forman después de la vacunación contra el COVID-19 causen problemas con el embarazo. De hecho, no hay evidencia de que los problemas de fertilidad sean un efecto secundario de ninguna vacuna.

HECHO: Puedo obtener una vacuna gratis.

El gobierno de los EE. UU. ha pagado las dosis de las vacunas con dinero de los contribuyentes, por lo que las vacunas se administran a los estadounidenses sin costo alguno. Es posible que los proveedores de vacunas cobren un cargo por administrar las vacunas, pero estará cubierto por el seguro, o por un fondo gubernamental especial si el paciente no tiene seguro. A nadie se le negará la aplicación de una vacuna por no poder pagar el honorario de administración.

MITO: La vacuna es solamente para los adultos.

Todas las personas de 6 meses de edad y mayores son elegibles para obtener la vacuna contra el COVID-19. Pregúntele a su proveedor, a su farmacia local o al departamento de salud para saber cómo programar una cita. Asegúrese de mantenerse al día con las dosis de refuerzo también.

MITO: Las vacunas se desarrollaron demasiado rápido para saber si son realmente seguras o no.

Todas las vacunas autorizadas se probaron primero en estudios clínicos rigurosos. Las vacunas, incluidas las de COVID-19, pasan por tres fases de estudios clínicos antes de ser autorizadas para el público. Para ayudar a acelerar el desarrollo de las vacunas contra el COVID-19, se solapó el calendario de dichas fases. Sumado a eso, se fabricaron las vacunas con antelación para acelerar su distribución. Así se ahorra tiempo, pero no se recortan gastos.

Todas las vacunas autorizadas cumplieron con las normas estrictas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Las vacunas también se han sometido al control de seguridad más intenso de la historia de Estados Unidos. Múltiples sistemas continúan el seguimiento de las vacunas para detectar problemas. Millones de estadounidenses han sido vacunados de forma segura, y los problemas graves son raros.

HECHO: Los efectos secundarios de las vacunas son leves.

Algunas personas, pero no todas, tienen efectos secundarios temporales después de recibir la vacuna. Los efectos secundarios que las personas han informado incluyen los siguientes:

  • Dolor en el lugar de la inyección.
  • Dolor de cuerpo.
  • Dolores de cabeza.
  • Fiebre.

Estos efectos secundarios solo duran uno o dos días. Son señales de que su cuerpo está desarrollando inmunidad contra el virus. Llame a su médico si los síntomas duran más de dos días.

HECHO: La vacuna Johnson & Johnson (J&J) no se recomienda para todos.

La vacuna J&J funciona para proteger a las personas de contraer COVID-19 severo. Pero en raras ocasiones, las personas han desarrollado coágulos sanguíneos después de recibir la vacuna. La FDA decidió limitar su uso. Es solo para adultos que no podrían vacunarse sin ella.

¿Conoce los mitos y los hechos sobre el COVID-19 en sí mismo?

Sepa lo que es verdad

Fuentes: Centers for Disease Control and Prevention; Johns Hopkins Medicine; National Institutes of Health; U.S. Food and Drug Administration